Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Entrevista a Narciso de Gabriel " · Víctor-M. Amela (La Vanguardia) -
  2. 10 de Agosto de 2010
  1. Elisa y Marcela, de
  2. Narciso de Gabriel

Magnífica entrevista de Víctor-M. Amela a Narciso de Gabriel, redescubridor del primer matrimonio homosexual en España, en La Contra de La Vanguardia.
· · · 

“Tengo 55 años. Nací en O Cadavo (Lugo) y vivo en A Coruña. Soy catedrático de Ciencias de la Educación. Estoy casado y tuve un hijo que murió con siete años. ¿Política? Galleguismo y justicia social. Fui seminarista, y hoy soy agnóstico (y del Barça)”

Sin hombre
Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez Loriga (rebautizada como Mario) se casaron en la parroquia de San Pedro de A Coruña el 8 de junio de 1901. Desvelado su engaño, Marcela y Elisa fueron portada de periódicos, pero desaparecieron después de la memoria de España. Estudiando expedientes disciplinarios de profesores de principios de siglo XX, el profesor De Gabriel redescubrió este caso: fascinado, lo ha convertido en el relato ensayístico Elisa y Marcela. Más allá de los hombres (Libros del Silencio). “Jamás hubiese sido capaz de imaginar una novela semejante”, dijo la escritora Emilia Pardo Bazán en su tiempo. Con este relato prepara ahora Isabel Coixet una película.

¿Quiénes son Elisa y Marcela?
Dos mujeres gallegas que –engañando a un párroco– se casaron en 1901 en una parroquia de A Coruña. ¡El primer matrimonio homosexual documentado en España!

¿Cómo engañaron al párroco?
Elisa, muy inteligente, con su pelo corto y travestida de hombre, aprovechó una debilidad del párroco...

¿Cuál?
Mosén Víctor Cortiella combatía con fervor el pujante protestantismo en la zona: Elisa (diciendo llamarse Mario) pidió bautismo católico para abandonar el protestantismo en que decía le educaron sus padres...

Y el cura, ¡encantado!
Y así, con bendición bautismal, nació Mario: así Elisa se dotó de identidad masculina. Y, dos semanas después, el mismo cura casaba a Mario con Marcela.

¿Quién era Marcela?
Se conocieron en la escuela de magisterio de A Coruña: Marcela era una estudiante de 18 años, y Elisa una empleada de la escuela de 23 años. Se enamoraron febrilmente.

¿Hasta qué punto?
No podían pasar un día sin estar juntas. Un día enfermó la madre de Marcela, que debía quedarse en casa para cuidarla..., pero la abandonó para verse con Elisa.

¿Los padres de Marcela no recelaban?
La enviaron cuatro meses a Madrid, para alejarla de Elisa: inútil. Hubo alguna pelea entre Elisa y el padre de Marcela...

¿Cómo era Elisa?
Tenía un fuerte carácter, portaba una pistola a la que llamaba “mi despertador”: un aviso para que nadie la asaltase cuando atravesaba un bosque de lobos para ir a visitar a Marcela en una aldea en la que entró de maestra. Un día se fueron a vivir juntas.

¿Y eso no provocó habladurías?
En esa época no extrañaba que dos mujeres solteras compartieran techo.

¿No había sospechas de lesbianismo?
¡La imaginación de la gente de la época no daba para tanto! Por otro lado, que Marcela fuese maestra: ¡es importante!

¿En qué sentido?
Era casi el único modo de que una mujer tuviese autonomía económica. Antes de casarse, Elisa y Marcela vivieron juntas de 1888 a 1900 en pueblos de la Costa da Morte.

Si ya les iba bien así, ¿qué necesidad tenían de enredarse en una boda?
Hay un dato que nos permite una especulación: Marcela quedó embarazada en 1901...

¿De quién? ¡No de Elisa, claro..!
De alguien del pueblo de Dumbria: creo que fue un embarazo planificado: buscaron a un hombre que inseminase a Marcela. Quizá no tenían bastante con vivir juntas, querían ser un matrimonio completo...

¡Se adelantaron un siglo...!
Y podrían haberlo logrado, pero una semana después cometieron un error: regresaron a Dumbria, el pueblo en que vivían...

¿Y qué pasó allí?
El cura las denunció. Elisa, para justificarse y obtener comprensión del cura, arguyó ser hermafrodita. Pero nada: Marcela perdió su trabajo de maestra, y el sacerdote las expulsó del pueblo. Y el Ministerio de Justicia ordenó a la policía que las detuviese.

¿Las detuvieron?
Huyeron a Portugal, a Oporto. Los portugueses, por hacer gala de su hospitalidad frente a los españoles, las apoyaron: ¡se convirtieron en estrellas mediáticas!

¿En la prensa de la época?
Fueron portada en diarios de Portugal y España: “Matrimonio sin hombre”, tituló El Imparcial.

¿Se habló de lesbianismo?
De safismo. Es curioso: la mujer que hace de hombre era la pérfida (la otra era sólo víctima). Pese a su eventual perversión, su historia enterneció a los portugueses.

¿No fueron entregadas a la justicia española, pues?
En Portugal estuvieron dos meses detenidas: Mario/Elisa recuperó su aspecto femenino, y al salir le dieron trabajo. Marcela criaba a la hijita en casa.

¿Normalizaron así su vida en común?
Para alejarse de España, emigraron a Buenos Aires. Allí, Elisa decide casarse con un anciano rico, Christian Jensen..., ¡que la denuncia por intento de asesinato! Quizá ella sí quiso heredar la fortuna del viejo...

¿Hubo juicio, la condenaron?
El juez quiso primero saber si Elisa era hombre o mujer: los médicos dictaminaron que era mujer. Al final resultó absuelta.

¿Qué nos enseñan Elisa y Marcela?
Que debemos organizar la sociedad de modo que todos puedan encauzar su sexualidad si son personas libres, autónomas, adultas y con consentimiento mutuo.

España es hoy en eso muy avanzada.
Es verdad, legalmente hablando... Socialmente, ¡aún queda camino por recorrer!

¿Qué fue de Elisa y Marcela?
No lo sabemos. Hace dos meses he sabido que un suelto en una revista de 1904 informa de que Elisa desapareció al caer al mar desde un barco en Veracruz.

¿Qué hacía Elisa en Veracruz?
Quizá se rompió la pareja, Elisa se embarcó... y a la altura de Veracruz se tiró al mar.

¿Y qué fue de Marcela? ¿Y de su hija?
Otro misterio. De la hija no sabemos ni el nombre. He buscado su pista en Argentina, sin éxito... Quizá la niña creció, vivió y murió anciana sin que su madre le contase jamás su historia con Elisa...

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]