Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Un motivo para NO ver la televisión" · Javier Pérez de Albéniz (El descodificador, Vanity Fair) -
  2. 17 de Diciembre de 2012
  1. El diablo a todas horas, de
  2. Donald Ray Pollock

Apasionante, grandioso, increíble. […] Una obra maestra absoluta, o así me lo parece. […] Absoluta y totalmente imprescindible.
· · ·

Willian Russsell regresa de la guerra. Antes de llegar a casa pasa por una cafetería y se enamora de la camarera. Tienen un hijo. Mientras ella agoniza,  víctima de un cáncer terminal, William y el chaval, Arvin, rezan enloquecidos en un tronco situado en el bosque y realizan sacrificios sangrientos. El drama no ha hecho más que comenzar. Y con él, la interminable lista de personajes estrambóticos que cruzan sus destinos en las páginas de este libro apasionante, grandioso, increíble. Un religioso pederasta, una pareja de asesinos de autoestopistas, un sheriff corrupto, un predicador que comete un crimen y huye con un guitarrista lisiado, una mujer con aspecto de flamenco… Vidas que circulan en paralelo, se ocultan de Dios hasta ser devoradas por el diablo y, como las aguas de los afluentes de un río, se reúnen al final del camino, en una desembocadura teñida de sangre.

“El diablo a todas horas” es una obra maestra absoluta, o así me lo parece. Tan divertida, rural y aventurera como los mejores momentos de Mark Twain, en escenarios tan desoladores y tristes como los dibujados por Cormac McCarthy, con personajes brillantes y complejos que firmaría William Faulkner, y con esa violencia presente en cada página, en cada línea, que fascinaría al mismísimo  Jim Thompson.

“¿Cómo podía excitarse con alguien que no entendía la batalla desesperada que tenía lugar entre el bien y el mal, entre la pureza y la lujuria?”. De eso trata este libro, de la eterna lucha, de la pugna entre las dos manos de Robert Mitchum en “La noche del cazador”. Por eso no se me ocurre mejor manera de terminar 2012 que leyendo esta primera novela de Pollock, un escritor que ya nos maravilló con una inolvidable colección de relatos sobre la América profunda titulada “Knockemstiff”.

Absoluta y totalmente imprescindible.

Leer en [El descodificador, Vanity Fair]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]