Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Vida de este chico" · Alfonso López Alfonso (La Nueva España) -
  2. 06 de Septiembre de 2012
  1. La contabilidad privada de Christie Malry, de
  2. B. S. Johnson

Solo una personalidad tan descomunalmente aristotélica como la del escritor B. S. Johnson. podría yuntar con éxito las arideces de los balances del debe y el haber con la rebelde comicidad que transpira el protagonista de esta novela. […] Hay aquí ecos de Chaucer, de Pirandello y puede que de Unamuno, pero también está el espíritu rebelde del que habían hecho gala los jóvenes airados durante la década anterior a la publicación del libro […] Vanguardista, individualista, juguetón y cínico, Johnson no renuncia a la rebeldía que proporciona la originalidad.
· · ·

El despliegue de saberes de B. S. Johnson en La contabilidad privada de Christie Malry

Aparentemente nada más alejado de la literatura que la contabilidad de partida doble. Aunque la economía nos salta al cuello cada mañana, arrincona al resto de la información en los diarios, monopoliza informativos y convierte a nuestros periodistas especializados de cabecera –léase Javier Cuartas- en los únicos dioses verdaderos, lo cierto es que el asunto todavía no ha llegado al punto en el que el método contable documentado a finales del siglo XV por el monje toscano Luca Bartolomeo Pacioli haga las delicias del arte y otros ocios. Solo una personalidad tan descomunalmente aristotélica como la del escritor B. S. Johnson (1933-1973), monstruo hiperactivo al que nada de lo humano le era ajeno (oficinista, estudiante, profesor, periodista deportivo, narrador, poeta, dramaturgo, crítico, realizador cinematográfico, productor televisivo…), podría yuntar con éxito las arideces de los balances del debe y el haber con la rebelde comicidad que transpira Christie Malry, protagonista de esta novela.

Johnson se suicidó a los cuarenta años, pero su energía era tal que, como dice John Lanchester en el prólogo, de haber vivido una o dos décadas más habría sido capaz de ensombrecer el sol. Como Christie Malry, Johnson abandonó los estudios para trabajar durante algún tiempo como auxiliar contable y oficinista, y como el personaje, el autor había nacido en el barrio londinense de Hammersmith. El juego autorreferencial, la metaficción, si nos ponemos posmodernos, es uno de los pilares sobre los que se asienta la obra.

Otro, sin duda, es un humor negro de corte muy british, ese tipo de humor tan flemático que hasta cuando apunta alguna obscenidad –no son ajenos a la novela los chistes y las imágenes explícitamente sexuales- lo hace impasible al desaliento, sin despeinarse.

Y una tercera pata nos parece encontrar en la enorme capacidad del autor para asimilar discursos que vienen de la tradición y desembocan en su contemporaneidad más inmediata: hay aquí ecos de Chaucer, de Pirandello y puede que de Unamuno –las charlas de Johnson con Christie recuerdan en clave cómica a las de Augusto con Unamuno en Niebla–, pero también está el espíritu rebelde del que habían hecho gala los jóvenes airados durante la década anterior a la publicación de La contabilidad privada de Christie Malry. Christie no ha salido de un reformatorio, ni de un internado, ni se parte el espinazo trabajando seis días a la semana en una fábrica, pero también ha venido a hacer balance con la sociedad, a presentarle la deuda y dejar las cuentas claras cargándole en el haber los resultados de sus venganzas. Bien que desde un punto de vista que no mira hacia atrás con ira y que además se resuelve vanguardista, individualista, juguetón y cínico, pero Johnson no renuncia a la rebeldía que proporciona la originalidad y es capaz de introducirnos en una modernidad algo nihilista totalizando una nueva manera de entender el mundo y, por extensión, esa forma de expresarlo que llamamos literatura: «Escribir una novela –le plantea Christie a Johnson- es en sí un acto anacrónico: solo era relevante para una sociedad y un conjunto de condiciones sociales que ya no existen»

Descargar archivo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]