Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Testigos de vidas llenas de talento" · Teresa R. Bermúdez (El Progreso) -
  2. 12 de Mayo de 2012
  1. Obra completa [ed. bilingüe], de
  2. Lois Pereiro

Lois Pereiro fue el último intelectual gallego homenajeado en el Día das Letras Galegas. El monfortino, que comenzó a escribir con solo 15 años, ha dejado una profunda huella entre todos los que lo conocieron, algo que su familia achaca a que era una persona que siempre daba afecto a todo el mundo. «No ámbito privado era moi cariñoso e, no intelectual, moi observador e irónico», asegura su hermano Xosé Manuel.
· · ·

Lois Pereiro fue el último intelectual gallego homenajeado en el Día das Letras Galegas. El monfortino, que comenzó a escribir con solo 15 años, ha dejado una profunda huella entre todos los que lo conocieron, algo que su familia achaca a que era una persona que siempre daba afecto a todo el mundo. «No ámbito privado era moi cariñoso e, no intelectual, moi observador e irónico», asegura su hermano Xosé Manuel. En un intento de hacer una descripción fideligna del poeta, el periodista añade alguna pincelada más: «Era moi educado, pero tamén cunha habilidade extrema para o sarcasmo. O seu mundo literario era a centroeuropa xermánica, pero o seu carácter tiña o humor dos británicos».

De los 38 años que vivió el autor de ‘Poesía última de amor e enfermidade’, un total de 35 los pasó junto a Xosé Manuel [ambos aparecen en un retrato infantil en la portada]. A este le resulta difícil escoger alguna vivencia que guarde con especial cariño en su retina. «Nos recordos sempre volves á infancia: aos xogos na horta, no faiado da casa ou nas obras do noso barrio, a eses veráns na aldea, xogando a perderse nos soutos, ou ás guerras nos prados cando íamos cos animais», recuerda.

Xosé Manuel conoció a su hermano en todos los ámbitos de su vida, ya que también trabajó codo con codo con él. Ambos, junto con Manuel Rivas, fundaron la revista Loia. «Lois tiña, como dixo Rivas, un radar para detectar todas as manifestacións artísticas que pagaban a pena, a vangarda, nunha época na que o que se viña de escoitar na radio eran ‘Mi jaca’ ou ‘Madrecita María del Carmen’, e na televisión poñían as películas de Alfredo Landa», cuenta. Por  ello, el poeta era una especie de oráculo para toda la gente con la que participó en proyectos como la mencionada revista Loia o en el movimiento La Naval. «Era o que pechaba as discusións, e non por impoñerse a berros», aclara su hermano.

Además de visionario, Lois Pereiro también era muy meticuloso: «Traballaba moito as reportaxes literarias que fixo para La Naval —as que se lle ocorrían ou as que lle suxeríamos—, as intervencións e as entrevistas», cuenta Xosé Manuel. Esta característica lo marcaba en el día a día. Así, para el diálogo con Manuel Rivas que publicó en parte en Diario 16 y para el ensayo ‘Unha modesta proposición’, hizo un sinfín de borradores, al igual que para sus poemas. «Era un perfeccionista compulsivo, pero ao tempo era bo traballando en equipo, iso que agora se chama proactivo», concluye Xosé Manuel.

Descargar archivo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]