Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Escritor por culpa de la crisis" - Entrevista a Iván Repila · Elena Hevia (El Periódico) -
  2. 25 de Mayo de 2012
  1. Una comedia canalla, de
  2. Iván Repila

«He dedicado Una comedia canalla a mis amigos que no leen. El libro es un intento de insuflar buen rollo, como cuanto te tomas unas birras y echas unas risas.»
· · ·

Con ‘Una comedia canalla’ (Libros del Silencio), historia hipergamberra escrita para despejar el mal rollo imperante, el autor acaba de lanzar una botella al mar.

Tiene el desparpajo de quien acaba de llegar y todavía se deslumbra con el trajín editorial. Niño con zapatos nuevos. Pero esa imagen tierna no casa con el debut literario de Iván Repila, un chico de Bilbao de 33 años que ahora vive en Valencia –«porque en Madrid la vida era carísima»– al que la crisis le ha hecho escritor. A saber, se quedó sin trabajo y para combatir la tristeza que le rodeaba se puso a escribir una historia «superburra», con la intención de reírse de todo.

La novela en cuestión se llama Una comedia canalla y es eso precisamente, las peripecias de tres mileuristas a quienes un día se les hinchan las narices y deciden dedicarse a la mala vida, pero a lo bruto. Lo que ocurre es un catálogo de aberraciones – crímenes, masacres, amputaciones, niños asesinos– que no provocarían, en principio, la menor sonrisa en el personal lector si no fuera por el especial gracejo de Repila. «Explicar con todo detalle cómo se corta un pene puede tener su gracia, en serio, solo depende de cómo lo hagas», dice convencido el autor que en una de las páginas del libro recoge 129 sinónimos del porro. «Creo que Cela hizo algo parecido en su Diccionario secreto, pero yo entonces no lo sabía».

Repila tiene lecturas, cita a Valle Inclán e incluso recuerda con afecto su inmersión adolescente en Tiempo de silencio, aunque sostenga que esa novela sea, en cierta manera, la culpable de que muchos de sus colegas abandonaran la lectura. «Por eso, he dedicado Una comedia canalla a mis amigos que no leen. El libro es un intento de insuflar buen rollo, como cuanto te tomas unas birras y echas unas risas». Y como aviso a navegantes, la obra tiene el tono de las películas más gamberras, las primeras, del exseñor-Madonna, Guy Ritchie. Quizá por eso ha despertado el interés del realizador madrileño Max Lemcke. «Vio la novela en una librería, quizá atraído por la portada que es de Paco Alcázar, dibujante de El Jueves, y me dijo que se había partido el pecho y que esa era exactamente la película que quería dirigir».

ABUELA CONSTERNADA / Así que mientras convence a su abuela de que ser tan mal hablado es solo una licencia literaria, se dedica a abordar el futuro de la manera más pragmática posible (algo que sí le gustaría a su abuela). «Mi prioridad es encontrar trabajo. Primero mandé currículos a fundaciones culturales y librerías. Luego bajé el listón y me dirigí a El Corte Inglés y la Fnac. La semana pasada lo hice en Mercadona y Carrefour. Me la pela. ¿Queda claro que necesito trabajo?».

Descargar archivo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]