Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "'Una comedia canalla', de Iván Repila" · Alejandro Larrañaga (Granite & Rainbow) -
  2. 12 de Abril de 2012
  1. Una comedia canalla, de
  2. Iván Repila

“Una comedia canalla” es una novela de acción, divertida, con muchos focos a los que prestar atención, un plan mastodóntico y un apoteósico final. La novela no falla. Entras en la acción, te metes, te provoca sensaciones de todo tipo (buenas y también malas, por supuesto) y la devoras. El objetivo de Iván Repila es ambicioso. Nadie quedará indiferente ante el despliegue.
· · ·

Jack, Jim y John son los protagonistas de esta historia, debut de Iván Repila. “Una comedia canalla” es una novela de acción, divertida, con muchos focos a los que prestar atención, un plan mastodóntico y un apoteósico final.

Todo el mundo tiene cosas que hacer

Una historia formada por tantas historias, con múltiples personajes relacionados de un modo más o menos directo exige una mínima organización para que el lector no acabe sepultado y se diluya su interés. Es inevitable que algunas atraigan más nuestra atención que otras, puedes sentir simpatía por ese improbable cuarteto, temer a la banda de Macois, despreciar a Giuseppe o a Tommy e, incluso, tener piedad de Marcus. La variedad ofrece opciones aunque provoca que el autor corra un riesgo más o menos grande: no acabar de trazarlos a todos y que algunos carezcan de peso o simple interés. El camino escogido para evitar este problema es la organización en capítulos estancos pero interconectados que dotan a estos seres de la presencia suficiente para protagonizar su propia historia.

La casa de tus sueños tiene jardín

No hay duda de que “Una comedia canalla” es una novela de acción. Y esa acción es lo más importante, es el motor que la hace avanzar. Su mayor atractivo siempre será saber lo que va a ocurrir por delante de las posibles motivaciones o reflexiones al respecto. Los planes son variados: tráfico masivo de marihuana, venganzas entre criminales, negociaciones entre aspirantes a traficantes con gangsters de dudosa reputación o trabajillos de justicieros yankees más propios de films televisivos que del papel de las novelas. El autor necesita, en medio de esta vorágine, como en cualquier película de acción, crear el entorno adecuado para que todo ello sea verosímil. No todo tiene que ser lógico ni posible en el mundo real, pero sí que debe situar a sus personajes en un contexto donde el lector pueda comprender lo que sea. Es una de las claves cuando la ficción se llena de situaciones surrealistas y abundan las conexiones y coincidencias, porque ahí es donde se juega la credibilidad de la obra.

Mierda

Una vez definidos los planes llega el momento de perfilarlos, de la logística y las investigaciones. Es importante que el desarrollo de estas acciones sea atractivo, porque, a estas alturas, la densidad de información y de situaciones ya es grande. El clímax comienza a ser inminente y conviene crear expectación. El lector debe estar ansioso de que llegue ese momento, lo que vendría a ser engancharlo. Y en eso “Una comedia canalla” no falla. Entras en la acción, te metes, te provoca sensaciones de todo tipo (buenas y también malas, por supuesto) y la devoras como lo que es, una novela ágil, entretenida, con ritmo y que te lo hace pasar bien.

Martes y trece

Todo lo hecho hasta ahora no habrá valido para nada si el desenlace no está a la altura. Ha habido tiempo para prepararse, para que los personajes lleguen a punto y que tengamos nuestras propias expectativas en torno a lo que les deparará el (ficticio) futuro. Como el objetivo de Iván Repila es ambicioso, necesita que esta ‘batalla’ sea interesante, esté bien estructurada y haya equilibrio entre el realismo y el surrealismo que han dominado todo el desarrollo de la novela. Opiniones sobre ese clímax habrá para todos los gustos, pero lo que es indudable es que nadie quedará indiferente ante el despliegue.

Epílogo

Las referencias cinematográficas en “Una comedia canalla” son abundantes. La estructura de planteamiento-nudo-desenlace necesita una descompresión, el subidón ha sido grande y hay que sugerir las consecuencias de todo lo contado. No hace falta dar detalles porque esa ya sería otra historia, pero sí hace falta saber que la vida sigue para aquellos que lograron sobrevivir y que nuevas peripecias han ocupado sus mentes. Es una pequeña concesión de Iván Repila hacia nosotros los lectores, después de todo lo que han pasado, los supervivientes, que son eso, supervivientes, una vez los hemos dejado solos han seguido adelante y se reúnen (también con nosotros) para hablar de lo ocurrido. Para que podamos dejarlos tranquilos sabiendo que estarán bien…

Leer en [Granite & Rainbow]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]