Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Ruidosos y vanidosos sesenta" · La Opinión de Tenerife -
  2. 21 de Enero de 2012
  1. Recordando los sesenta, de
  2. Robert Stone

Un libro grávido, promotor de una lectura sosegada que busca lo esencial de la década de los sesenta y, por tanto, prescinde de la leyenda.
· · ·

Las memorias de Robert Stone, Recordando los sesenta (Libros del Silencio), permite acercarse a una de las décadas más brillantes y bulliciosas del siglo XX. Los años sesenta trajeron consigo la carrera espacial, la guerra de Vietnam, la crisis de los misiles, el asesinato de John F. Kennedy, la Revolución Cultural china, la celebración del Concilio Vaticano II, la construcción del Muro de Berlín, la invasión de Bahía de Cochinos, el nacimiento de Los Beatles, el Mayo francés, la Primavera de Praga, la Guerra de los Seis Días, la muerte de Marilyn Monroe, el lanzamiento del álbum The Sound of Silence de Simon&Garfunkel, el estreno de Al final de la escapada de Jean-Luc Godard y el festival de Woodstock, entre otros sucesos solo concebibles hasta entonces en la fantasía de lanarración cinematográfica.

Hablar de los sesenta es hablar siempre en primera persona, al fin y al cabo no se trata de otra cosa que de hablar de lo que a uno le sucedió o de lo que uno presenció cuando era joven e indolente como Robert Stone. Por aquel entonces, el autor de Dog Sodiers luchaba contra las presiones de un matrimonio precoz y una paternidad prematura haciéndose pasar por otro: “Uno intentaba comportarse como el personaje de una película de la NouvelleVague: una llamada conspiradora, un encogimiento de hombros, una Gauloise”. La llamada  conspiradora le llegó a Stone de la mano del autor de Alguien voló sobre el nido del cuco, Ken Kesey, que le puso en contacto con el LSD, el free jazz y Neal Cassady –el “adorado compinche” de Jack Kerouac–, que se entretenía haciendo lo que había hecho a lo largo de su vida: beber, fanfarronear y conducir por carreteras secundarias.

Stone reconoce que le resulta cada vez más difícil y duro mantener una visión romántica sobre los años sesenta: “En nuestros tiempos, fuimos ruidosos y vanidosos. No hablo solo por mí, sino por todos con los que compartí aquella era y la que creo era su actitud. Lo queríamos todo; algunas veces confundimos la autodestrucción con la virtud y el talento, la aniquilación con el éxtasis, la temeridad con el coraje. [...] Queríamos la gracia constante bajo una presión constante, y un estoicismo ante la desilusión que, de algún modo, nunca perdiera su vigor. Queríamos morir bien todos y cada uno de los días, ser tipos interesantes y dejar bonitos cadáveres. Que absurdo, porque nada es gratis, y al final tuvimos que aprenderlo”.

De toda esta introspección en el pasado surge un libro grávido, promotor de una lectura sosegada que, a diferencia de otras aproximaciones célebres, como las de Bruce Cook (La generación beat), Joyce Johnson (Personajes secundarios), James Campbell (Loca sabiduría: Así fue la generación beat), Martin A. Lee y Bruce Shlain (Sueños de ácido: Historia social del LSD, la CIA, los sesenta y todo lo demás), busca lo esencial de la década de los sesenta y, por tanto, prescinde de la leyenda. La mirada de Stone es neutral, y subraya el exceso allí donde lo encuentra: “Nuestras expectativas eran demasiado altas; nuestras demandas, excesivas”.

 

Descargar [archivo en PDF]

Ruidosos y vanidosos sesenta(.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]