Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Obra maestra" · Crónica económica -
  2. 25 de Noviembre de 2011
  1. La familia Máshber, de
  2. Der Níster

La familia Máshber resulta una narración inteligente, muy bien hilvanada, amena y salpicada de humor irónico y siempre con fondo satírico. Para el amante de la literatura es un placer meterse entre las páginas de este bellísimo cuento y perderse entre ellas.
· · ·

Aunque han ido llegando poco a poco a nuestro país algunos títulos escritos en yiddish, la mayoría de los autores y sus obras son casi desconocidos, pero en esa lengua común de casi todos los judíos de Europa se han escrito algunos libros excepcionales y La familia Máshber es uno de ellos.

La novela fue publicada en yiddish en Moscú en 1939 (1ª parte) y en 1948 en New York (2ª parte). Hubo una tercera parte, pero no ha llegado a nosotros al no poder ser rescatada de la censura de Stalin. La versión que tenemos ahora está hecha directamente desde el yiddish.

La acción se desarrolla en la ciudad de N, imagen de la ciudad natal del autor, Berdichev, que también vio nacer a otros dos grandes escritores, Joseph Conrad y Vasili Grosman. En Berdichev existía una de las comunidades judías más extensas y que constituían el 80% de la población. Precisamente, la novela, comienza con una bella y expresiva descripción de la ciudad, dividida en círculos: el central que es en donde está el mercado de la ciudad, es donde se desarrolla el comercio y la vida que la mueve, en el segundo círculo, habita la burguesía y están las sinagogas y en el tercer círculo viven los más pobres y desheredados. Esta distribución es una imagen viva del orden social reinante al final del siglo XIX; una época que ya anuncia los tremendos problemas del siglo XX.

La familia Mashber, de origen sefardí, la forman tres hermanos: Moishe, Luzzi y Alter. Moishe es el hermano pequeño, con importantes negocios, práctico, pragmático y claro exponente del manido espíritu mercantilista judío; fiel a las tradiciones de los antepasados y con gran prestigio en la comunidad. Luzzi, el hermano mayor, es el referente familiar: todas las miradas están puestas en él; no vive en la ciudad, pero cuando llega se produce una conmoción en la casa de Moishe. Representa el judaismo más observante y estricto. Alter, el tercer hermano, recluido en las habitaciones de la buhardilla, está enfermo, aquejado de una singular locura. Pero hay un cuarto personaje, Sruli Gol, que es la figura más sorprendente de la novela, que interferirá de un modo definitivo en las relaciones entre los hermanos. Sruli es un aparente desheredado vagabundo, rodeado de enigmas, rompedor, y que parece tener el destino de la familia en sus manos.

Todo va a cambiar y en poco tiempo se origina una tremenda crisis familiar. Y aquí está la ironía del autor, porque máshber significa crisis en yiddish. Cada hermano va a pasar al lado contario de lo que era: de rico a pobre, de cumplidor a hereje, de loco a sabio. Unos acontecimientos extraños y bien dirigidos por Sruli van a alterar el orden establecido. De nuevo estamos ante una imagen del cambio de un mundo antiguo con todo establecido solidamente a un mundo nuevo, incontrolado y que parece que es el revés de lo anterior. El autor describe minuciosamente ese mundo antiguo, se recrea en las tradiciones, los usos para que seamos conscientes de lo que se pierde. Todo entra en conflicto, los intereses comunitarios, empresariales, políticos y lógicamente espirituales. Resulta así una narración inteligente, muy bien hilvanada, amena y salpicada de humor irónico y siempre con fondo satírico. Como era lógico esperar hay un fondo místico común a la literatura yiddish y con frecuentes referencias bíblicas y en consecuencia a lo largo de las páginas las consecuencias morales son explicitas.

Aunque la novela tiene un aspecto realista, sin embargo, como se observa al reflexionar sobre ella es puro simbolismo y quizá esto se ve explicado por una confesión del autor a su hermano Molt: "El simbolismo no tiene plaza en la Unión Soviética y, como sabes, yo siempre he sido un simbolista. No es posible para alguien como yo, que se ha esforzado por perfeccionar mi método y estilo, pasar del simbolismo al realismo. Es muy duro. No es cuestión de técnica. Lo que se requeriría es nacer de nuevo y dar vuelta al alma de adentro para afuera".

Es cierto que el libro es muy largo, pero para el amante de la literatura es un placer meterse entre las páginas de este bellísimo cuento y perderse entre ellas.

El prólogo es de un gran interés y de obligada lectura, realizado por unos auténticos especialistas.

Der Nister, El oculto, es el seudómino de Pinjas Kahanovick (1884-1950), escritor, filósofo y crítico ucraniano y personaje importante del modernismo ruso, muerto en una de los campos de concentración de Stalin. Según algunos se hizo llamar “El oculto”, no tanto como seudónimo, sino como lo pensaba él que mejor le definía, ya que era tímido y silencioso, casi no se notaba su presencia.

Leer en [Crónica Económica]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]