Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Literatura Blog: digitalizar el verbo" · José Martínez Ros (Notodo) -
  2. 10 de Noviembre de 2011
  1. Constatación brutal del presente, de
  2. Javier Avilés

Ha nacido una nueva forma de literatura vinculada a la red. [...] Una de las novelas más sorprendentes de 2011, la apocalíptica Constatación brutal del presente, de Javier Avilés, surgió como un derivado del blog literario de su autor, uno de los más conocidos del ámbito hispano, El lamento de Portnoy.
· · ·

Esta es una historia real, aunque no lo parece. O quizá se trate de una ficción urdida por un escritor en ciernes especialmente astuto o el departamento de marketing de una editorial nipona (pero preferimos creer que no es así). Se trata de Densha Otoko, “El hombre del tren” que, en la actualidad, es una franquicia de enorme éxito en Japón y ha producido hasta ahora un best-seller, una película, dos series de televisión –cuyos capítulos subtitulados se pueden encontrar fácilmente en la red- y, por supuesto, una adaptación al manga. Esta particular versión contemporánea de Romeo y Julieta tiene su origen en el foro donde un otaku, Yamada, comenzó a relatar su relación con una bella joven de buena familia, Saori, a la que supuestamente conoció en un trayecto de tren cuando estaba siendo molestada por un borracho. Tras muchas dudas, le plantó cara y, a partir de ese día, comenzaron a salir, aunque lo suyo, desde luego, no tenía a priori muchas posibilidades de éxito...

La historia resultó tan divertida y llena de percances –la familia de ella no entendía que podía ver en un freak de aspecto estrafalario, los amigos de él se sintieron traicionados al ver que se interesaba por una chica de carne y hueso que no se desnudaba al hacer clic…- que sobrepasó los límites de aquel foro, se hizo popular en todo el país y no tardó en publicarse en forma de novela. De hecho, inició una moda. Gran parte de la lista de libros más vendidos en Japón está copada actualmente por obras que aparecieron por entregas en los blogs de los autores, se han podido descargar a los teléfonos móviles, etc. Ha nacido una nueva forma de literatura vinculada a la red.

Si lo pensamos, Internet es distinta a la televisión, al cine, al teatro, a las retrasmisiones deportivas, del resto de los entretenimientos de masas conocidos en un punto crucial: en Internet interactuamos. Cuando estamos conectados no sólo se nos invita a ser pasivos receptores de narraciones ajenas, prefabricadas, sino que tenemos la oportunidad de delimitar nuestra propia personalidad y, lo que es más importante, mostrarla al resto de internautas. No sólo contemplamos: estamos dentro del fenómeno, como nos indica la explosión de las redes sociales y, con ellas, de las webseries, los webcómics, los trailers parodia, el marketing viral y un larguísimo etc, etc. El correo electrónico ha resucitado incluso un género muerto, como era la escritura de cartas.

Quizá ha sido menos perceptible en el campo literario, al ser menos dependiente de la inmediatez de la imagen. Pero ni siquiera en España faltan los ejemplos. Una de las novelas más sorprendentes de 2011, la apocalíptica Constatación brutal del presente, de Javier Avilés, surgió como un derivado del blog literario de su autor, uno de los más conocidos del ámbito hispano, El lamento de Portnoy. Una de las primeras novelas de Alberto Olmos, Trenes hacia Tokio, apareció en un blog que recogía sus experiencias de una larga estancia en Japón y en su libro Algunas ideas buenísimas que el mundo se va a perder recopila textos hallados navegando por la red.

Quizá a nivel internacional, el caso más relevante sea el de Mark Z. Danielewski y su novela House of Leaves, desgraciadamente aún no traducida al castellano. Una fascinante novela que combina el clásico tema de la casa encantada con técnicas de vanguardia y juegos tipográficos y que el autor difundió primero a través de de Internet, antes de publicarse en papel en una edición revisada gracias a los múltiples consejos y críticas recibidas durante su periplo digital y finalmente reconocida como el debut literario más importante en Estados Unidos desde Thomas Pynchon. Es muy probable que los Proust, los Joyce, los Kafka (y los Stephen King y los Cervantes) del futuro se encuentren en estos mismos momentos escribiendo, ante la pantalla de su ordenador. Quizás sólo tengamos que buscarlos.

Leer en [Notodo

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]