Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "La familia es el origen de nuestros dramas" · Laura Ferrer Arambarri (Diario de Ibiza) -
  2. 21 de Octubre de 2011
  1. Mi madre es un pez, de

"Prácticamente había dejado de escribir. Había asumido mi condición de escritor secreto, clandestino. De tipo que escribe para sí mismo y ya está. [Este libro] me ha hecho recuperar la ilusión de volver a escribir", declara David Ventura, uno de los autores del libro.
· · · 

La antología de relatos ´Mi madre es un pez´ se presentó anoche en Barcelona y el lunes pasado en Madrid. Entre sus 33 cuentos hay una pequeña joya gestada en Ibiza, ´Neverland´, del periodista y escritor David Ventura.

—¿Qué es ´Mi madre es un pez´?
—Una antología de relatos con la familia como tema central. Cuando me llamó Sergi Bellver [autor de la selección de la antología junto a Soto Ivars] me dijo que la condición sine qua non era que el relato hablase de la familia, pero saliéndose de lo convencional. Nada de cenas de Navidad y ´mi mamá no me mima´ sino conceptos esquinados o disfuncionales de la familia. Las familias están en el origen de todos los dramas y conflictos, paranoias y complejos que arrastramos el resto de nuestras vidas. Pensé que no hay familia más disfuncional que la de Michael Jackson. Pensé en los dos hijos que tenía y en qué sería de ellos cuando fuesen mayores y fuesen a la universidad. «No tengo madre y mi padre era Michael Jackson». Uf.

—Su relato se titula ´Neverland´ ¿Habla del miedo a hacerse mayor?
—Se divide en dos partes. La primera es una fiesta de cumpleaños absolutamente desquiciada con un astronauta, animales salvajes, un pastel por los aires... En la segunda parte, la hija, ya de adolescente, rechaza una relación sexual y se esconde bajo la cama donde vuelve a su infancia de alguna manera. El espacio que hay debajo de la cama siempre me ha parecido muy misterioso. De niño estaba convencido de que había monstruos. El hecho de que ella se esconda debajo de la cama responde a que es uno de mis espacios fetiche.

—¿Se imaginaba aparecer en una antología con compañeros tan interesantes?
—Eduardo Mendoza hace un epílogo y hay gente en el libro de la que soy fan como Rodrigo Fresán y muchos otros, que tienen una carrera muy sólida y que son muy buenos como Ricardo Menéndez Salmón, Jon Bilbao o Javier Calvo. Yo solo he publicado un libro, hace siete años, y en catalán. Lo que pasa es que entre las cuatro personas que lo leyeron, además de amigos y saludados, estaba Sergi Bellver y le gustó bastante. También tuve la suerte de que otras personas que lo leyeron me han ofrecido participar en otras antologías. Bellver me preguntó cómo me vería escribiendo un cuento en castellano y le dije que encantado de la vida.

—¿Qué ha supuesto este libro para usted?
—Prácticamente había dejado de escribir. Había asumido mi condición de escritor secreto, clandestino. De tipo que escribe para sí mismo y ya está. Me ha hecho recuperar la ilusión de volver a escribir e incluso de volver a leer, porque me estoy poniendo las pilas leyendo a todos los autores que están saliendo ahora, comenzando por mis compañeros de antología... aunque son difíciles de encontrar en Can Ventosa. Estoy leyendo cosas de Isaac Rosa, de Antonio Orejudo...

—Además es un libro cuidado y bien promocionado.
—Bellver y Soto Ivars son dos personas que adoran la literatura. Esta es su vocación. Cuando publiqué mi primer libro en 2004 tuve una experiencia bastante amarga porque el editor estaba más pendiente de cobrar la subvención que de querer un poco al libro. No se preocupó de hacer la distribución, no movió el libro por los medios. No se preocupó de nada. Incluso hizo una portada espantosa que acabé cambiando por una que hice yo mismo. Bellver y Soto Ivars tienen un entusiasmo que me ha encantado. Se han molestado en hacer una buena portada, un prólogo muy currado y que todo el libro tenga una especie de unión.

—¿Qué escribe ahora?
—Tengo un libro muy avanzado pero no es de literatura. Llevo un par de años viajando por España buscando sitios extraños, raros, para escribir algo así como una guía de turismo bizarro. Acabo de visitar una zona de Soria que tiene la menor densidad de habitantes por kilómetro cuadrado de toda Europa, solo comparable con Laponia y el Círculo Polar Ártico. Luego también visité la central térmica de As Pontes, que es la que más contamina de toda España, el equivalente a tres millones de coches en un año, y que tiene la chimenea más alta de toda Europa. Eso son las catedrales del siglo XX [risas]. Estaba pensando incluir el Festival Club, que es un lugar muy bonito. También he estado en la ciudad del Pocero en Seseña. La burbuja inmobiliaria ha hecho maravillas, nos ha dejado paisajes de pintura metafísica, como de Chirico. Un sueño recurrente que tengo es pasearme por una ciudad desierta y lo he hecho realidad gracias a la burbuja inmobiliaria.

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]