Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Un mundo perdido" · Elena Hevia (El Periódico) -
  2. 19 de Septiembre de 2011
  1. La familia Máshber, de
  2. Der Níster

Tras de sí dejó una obra tan oculta como su nombre, que en los últimos años está saliendo a la luz. En 1987 lo hizo en traducción inglesa su obra maestra, La familia Máshber, y ahora la versión española en Libros del Silencio está gozando de un éxito sin prisa ni pausa que le ha hecho encadenar ya tres ediciones.
· · · 

Se hizo llamar Der Níster, que en lengua yiddish quiere decir El Oculto. Mal seudónimo para un escritor que aspira a ser leído. Su nombre de pluma iba a resultar terriblemente premonitorio. Que nadie se moleste en buscar al autor ucraniano en lengua yiddish Pinjas Kahanovich (1884-1950), Der Níster, en la relación de los 130 escritores que fueron fusilados en los gulags, según contabiliza Vitali Shentalinski en su fundamental trilogía sobre el devastador efecto de las purgas estalinistas en la literatura rusa. Ni siquiera eso.

Tímido y discreto en todos los aspectos de su vida, estudioso de la cábala, el oscuro autor falleció consumido por la enfermedad en un campo de trabajo soviético librándose así del pelotón sumarísimo ante el que hubiera tenido que presentarse un año más tarde. Tras de sí dejó una obra tan oculta como su nombre, que en los últimos años está saliendo a la luz. En 1987 lo hizo en traducción inglesa su obra maestra, La familia Máshber, y ahora la versión española en Libros del Silencio está gozando de un éxito sin prisa ni pausa que le ha hecho encadenar ya tres ediciones.

La obra, un novelón de 800 páginas, recrea la vida cotidiana de la familia titular y sus allegados a finales del XIX en la ciudad de N., trasunto de la ciudad de Berdíchev, por entonces la segunda comunidad judía de Rusia en la que, por cierto, nacieron también Vassili Grossman (el autor de Vida y destino) y Joseph Conrad. Y como bien lo definió su editor norteamericano es «un mensaje llegado en una botella desde otro mundo». Un mundo, el de los judíos de la Europa del Este, hoy destruido y perdido, que también puede vislumbrarse en los cuadros de Marc Chagall –que fue amigo de Der Níster– o en los relatos del premio Nobel Isaac Bashevis Singer.

Rhoda Henelde es la traductora con Jacob Abecasis de la novela directamente del yiddish, un idioma hoy en extinción: «Cuando Der Níster empezó a escribir la primera parte de esta novela en 1935 tenía un público de 12 millones de hablantes. En unos pocos años a causa de la represión estalinista apenas quedaban lectores».

¿Por qué la cultura yiddish molestó tanto al régimen soviético? «Pues al principio no fue así –explica Henelde–. Tras la revolución, Lenin abogó por respetar todas las culturas y muchos escritores yiddish que entonces vivían en el extranjero [los progromos zaristas habían provocado el exilio de muchos intelectuales], regresaron. Pero luego, se fueron imponiendo las tesis del realismo socialista muy alejadas de los temas más fantasiosos y simbólicos de los escritores judíos».

TRAYECTORIA
La producción de Der Níster sigue también ese recorrido. Sus primeros cuentos entroncan con la tradición hasta que decide pasarse al realismo con La familia Máshber, una obra que, mal comprendida, fue aceptada por los soviéticos cuando se publicó su primera parte en 1939. No apreciaron su poso simbólico, casi de pesadilla, que prefigurará los horrores del holocausto. En 1941 y con la llegada de los nazis, el escritor, trasladado al interior de Rusia, se libró por poco de ser recluido y masacrado en el gueto de Berdíchev que albergó a 40.000 judíos.

Años más tarde, el antisemitismo se convertía en una razón de estado para Stalin. Cuando fue detenido, en 1949, Der Níster había logrado publicar el año anterior la segunda parte de su novela en Estados Unidos. Y anunció a sus captores que la tercera parte (hoy perdida) estaba guardada bajo llave. Henelde, que ha dedicado su vida a la lengua yiddish, ha hecho averiguaciones y de momento ha encontrado un capítulo de transición publicado en un periódico ruso en el 67. «Esperemos que cualquier día se abra un archivo y se encuentre el manuscrito desaparecido». Será otro mensaje imprescindible en la botella del siglo XX

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]