Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "La filóloga María Hernández rescata en un volumen poesía del autor del Siglo de Oro" · Javier Ors (La Razón) -
  2. 05 de Abril de 2010
  1. Poesía inédita, de
  2. Francisco de Quevedo

«Los poemas son muy buenos. Pero lo que intento con este libro es que se haga un vaciado de los manuscritos que están todavía en esta clase de bibliotecas. Portugal, entre 1580 y 1640, perteneció a España, y por eso hay mucho material que rescatar y que investigar allí»

. . .

Comenzó como un ejercicio paleográfico. Transcribir los poemas sueltos y sin atribución del códice CXIV/1-3 de la Biblioteca de Évora, un manuscrito, en principio, que no contaba con la credibilidad de los filólogos del Siglo de Oro. María Hernández, por eso, no concedió demasiada importancia a los versos que iban surgiendo del silencio archivístico en el que se conservaban. Había acudido a Portugal con una simple mochila, un portátil como libreta y el propósito de rematar cuanto antes la investigación que la había conducido hasta allí. Sin embargo, aquellas composiciones traían impresos un sonido que le resultaba conocido, y al regresar a casa consultó las antologías que conservaba en los anaqueles de la biblioteca, sobre todo, la poesía completa que reunió José Manuel Blecua sobre Quevedo. Ni rastro. Comenzó a investigar hasta concluir que esas poesías anónimas podían pertenecer al escritor de «Los discursos». «Existen pocos testimonios autógrafos de él. Toda su poesía fue publicada póstumamente. De hecho, los únicos que pueden datarse son los llamados de circunstancias, que hacen referencia a una fecha o a un hecho concreto. Lo que hay en mi libro no desentona con el resto de su obra poética. Recuerdo que el corrector del libro me hablaba de él como si fuera de Quevedo. El estilo es muy quevedesco. Hay concordancias, juegos conceptivos que nos recuerdan a él», asegura Hernández que ha publicado «Poesía inédita», de Quevedo.

Con su olor
Pero el subtítulo incluye un matiz importante: «Atribuida». Pablo Jauralde Pou, catedrático de Literatura de la Universidad Autónoma de Madrid y prologuista de este libro, muestra una cautelosa prudencia: «En filología no se puede cuantificar el porcentaje de una autoría. Existen en el manuscrito de Évora poemas y entremeses atribuidos a Quevedo. Su nombre suena en los versos, los tercetos, las figuras, pero no existen más testimonios que ese códice. Es cierto que huelen y suenan a Quevedo. Unos más que otros. Existen expresiones y palabras quevedescas, pero no hay una certeza absoluta. Hay una proximidad estilística y también unos temas, formas métricas, géneros…». El filólogo, autor de la biografía de Quevedo más completa, no acaba la frase. Deja que los puntos suspensivos añadan las palabras que faltan.

El mito ha superado al personaje, y en la biografía del autor de «El buscón» pesa más el anecdotario que los hechos. El perfil legendario del escritor, real o no, con su cojera, más o menos pronunciada; su espalda más o menos encorvada y gibosa, dependiendo del enemigo o el amigo que hable de él; y, sobre todo, su ingeniosidad y rebeldía. Pero de este hombre célebre por su destreza en las armas (batió al maestro Pacheco de Valladolid, el mejor maestro de esgrima en la España de entonces), ¿es posible todavía encontrar algo nuevo? «Al morir –explica Jauralde Pou– se dijo que se había perdido el 80 por ciento de su poesía. Eso es frecuente en el Siglo de Oro. Existen autógrafos sin publicar. En la Biblioteca Nacional se conserva una hoja que puede ser el fragmento de una obra, aparte de otros papeles inéditos. Se sabe que hay unas 40 o 50 páginas de “Providencia de Dios”. Y en la Real Academia de Historia también hay folios autógrafos».

María Hernández, que ha dedicado su tesis al teatro de Quevedo, defiende este trabajo que reúne poesías morales, satíricas, eróticas y políticas. «Los poemas son muy buenos. Pero lo que intento con este libro es que se haga un vaciado de los manuscritos que están todavía en esta clase de bibliotecas. Portugal, entre 1580 y 1640, perteneció a España, y por eso hay mucho material que rescatar y que investigar allí». Lo que remarcan, y quizá también reivindican Hernández y Jauralde, es la notable ausencia de Quevedo en los teatros españoles. «No era puramente un dramaturgo como Lope, Calderón o Tirso», explica Jauralde. No escribió obras dramáticas extensas. Lo que sí escribió fueron entremeses muy  divertidos. El teatro breve de Quevedo es muy importante». Hernández señala: «Me encanta su teatro. Hay cosas surrealistas, maravillosas».


Dos de los poemas perdidos

Descripción de la hermosura

Piojos cría el cabello más dorado,
lagañas hace el ojo más vistoso,
en la nariz del rostro más hermoso
el asqueroso moco está enredado.
La boca del clavel más encarnado
tal vez regüelda a hálito fatigoso,
y la mano más blanca es muy forzoso
que al culo de su dueño haya llegado.
El mejor papo de la dama mea
y [a] dos dedos del culo vive y mora,
y cuando aquesta caga, es mierda pura.
Esto tiene la hermosa y más la fea,
veis aquí el muladar que os enamora,
cágome en el Amor y en su hermosura.


Soneto

Abracen, bella Tirse, tu cabeza
aquestas flores que con blanca mano
hurté de entre sus galas al verano,
atrevimiento igual a mi pobreza.
En ellas imitó naturaleza
algo del rostro tuyo soberano;
el don es pobre y el dador villano:
sólo mi voluntad les da riqueza.
Mas, aunque son humildes en tu frente,
bien las puedes poner por ser tan bellas:
empiézate a vestir de mis despojos;
será la vez primera que se cuente
que el suelo ha coronado a las estrellas,
pues es lo mismo coronar tus ojos.


TÍTULO: «Poesía inédita».
AUTORA: María Hernández.
EDITORIAL: Libros del Silencio. 168 págs., 14 euros

Leer en [La Razón]

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]