Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Poesía desde el precipicio" · Paula Arenas (20 Minutos) -
  2. 13 de Julio de 2011
  1. La mujer-precipicio, de
  2. Princesa Inca

Sabedora de que la poesía es el único género que no admite trampa, nos regala en un disparo infinito, poético, una colección de versos donde la música y la agonía se dan la mano en una fusión tremenda, dolorosa, tan lejos de la perfección como cerca de la grandeza.
· · ·

Princesa Inca vuelca en un poemario su torturada visión de la vida. La base es su propia realidad; y la meta, hacer entender sensibilidades como la suya

Ser una ‘mujer precipicio’ y elevarlo a poesía no es algo a lo que nuestra literatura esté acostumbrada. Hace tiempo que los ojos y los oídos están más pendientes de encontrar el entretenimiento que de dejar que alguien nos señale la llaga y nos abra las carnes. Princesa Inca, el seudónimo de Cristina Martín (Barcelona, 1979), lo hace con maestría y crudeza, sin concesiones: «Hay un frío, un viento, una locura concedida [...] / escucho mi temblor de adolescencia mal construida».

Dolor envuelto en versos

Sabedora de que la poesía es el único género que no admite trampa, nos regala en un disparo infinito, poético, una colección de versos donde la música y la agonía se dan la mano en una fusión tremenda, dolorosa, tan lejos de la perfección como cerca de la grandeza: «El día que quise morir te recordé a ti / y aquella multitud de palomas / dentro de la habitación / saliendo de mi vientre / recordé tantos cuartos de bombilla desnuda y / luz herida derrotados con nuestra saliva».

La mujer precipicio (Libros del Silencio) es su título y su etiqueta. Aunque ella, y así lo dice durante la charla con este diario, odie las etiquetas. Es normal, su vida ha estado llena: bipolar, esquizoafectiva... Nombres que le dan los médicos para acompañar la medicación que toma y que se lleva buena parte de su energía y sus ganas.

«Hace diez años sí me daba pudor hablar de esto, y no quería contarlo. Pero he ido aprendiendo. Y no es que sienta orgullo, es solo que ahora me muestro como soy». Y tanto... A veces duele demasiado... «Sí, es duro, pero hay que mostrar estas cosas. Estamos en una sociedad en la que no se puede mostrar el dolor o la tristeza. Y en realidad hay que hacer lo contrario: hay que profundizar en ello».

Poeta, psicóloga y jardinera

«Como no me podía concentrar en cosas largas por la medicación, me fui a la poesía», dice Princesa Inca, que empezó a estudiar Psicología para entender mejor lo que le pasaba. Unos estudios que tuvo que abandonar porque la concentración tampoco le daba para ello. Fue la jardinería su tabla de salvación: «Hice un taller y me puse a trabajar de jardinera... Me gustaba mucho. Lo que ahora me gustaría es que la gente pudiera entender mi mundo, mis pensamientos y mi manera de sentir».

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]