Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Donald Ray Pollock, apunta este nombre" · Daniel Entrialgo (Almirante Esquire) -
  2. 25 de Mayo de 2011
  1. Knockemstiff, de
  2. Donald Ray Pollock

Lo cierto es que Knockemstiff tiene aroma a milagro editorial, a hallazgo inesperado, a obra maestra no buscada. Escrito sin compasión, de forma brutal, épica y sincera –“la verdad duele”, afirma Kiko Amat en el prólogo–, Pollock nos describe la tristeza y la sordidez más extrema de manera profundamente entretenida (y por ratos, hasta divertida). Muy bien, y ahora que ya has leído esto... ¡Sal cagando leches de este pueblo! ¿A qué estás esperando?
· · ·    

Si alguna vez pasas por Knockemstiff... ni se te ocurra parar. Tras este extraño título se esconde la primera novela de Donald Ray Pollock, un auténtico descubrimiento. 

De Yoknapatawpha a Macondo, pasando por Región o Santa María, los microcosmos literarios –reales o inventados– siempre han dado mucho juego. Hoy os damos la bienvenida a Knockemstiff (algo así como “déjalos tiesos”, en inglés), pedanía nada honorable arrojada al mundo en una esquina del estado de Ohio (que es como decir en medio de la nada más absoluta). Apenas un puñado desprolijo de casas prefabricadas, caravanas oxidadas, hamburgueserías grasientas y una única gasolinera solitaria; un lugar –donde nunca pasa nada, pero donde pasa de todo– que apesta a humo fétido de fábrica de celulosa, a tabaco de mascar, a aceite quemado de coche y a bourbon barato. Un buen consejo: si alguna vez pasas por aquí... ¡ni se te ocurra parar! 

Un título impronunciable para una prosa sorprendente: 18 relatos, débilmente entrelazados entre sí, que transcurren en este pueblucho de mala muerte –del que parece imposible escapar– y por el que transita la white trash (“basura blanca”) más despreciable que puedas echarte a la jeta. Ignorantes, borrachos, violentos, rijosos... pobres almas al fin y al cabo. Por acá, no hay nada más hermoso para un padre que ver a su hijo pequeño reventarle la nariz a otro más grande. ¿Otras cosas que molan en Knockemstiff ? Meterse anabolizantes para estar cachas, inhalar Bactine –un aerosol en spray que coloca– o agarrarse un buen pedo los viernes por la noche, con revolcón de catre incluido, por supuesto. 

El autor de semejante fresco es Donald Ray Pollock (nada que ver con el maestro del expresionismo abstracto), un operario de planta cárnica que –a sus 56 años– ha conseguido publicar su primer libro. ¿Talento oculto o suerte del novato? Lo cierto es que Knockemstiff (Libros del Silencio) tiene aroma a milagro editorial, a hallazgo inesperado, a obra maestra no buscada. Escrito sin compasión, de forma brutal, épica y sincera –“la verdad duele”, afirma Kiko Amat en el prólogo–, Pollock nos describe la tristeza y la sordidez más extrema de manera profundamente entretenida (y por ratos, hasta divertida). Muy bien, y ahora que ya has leído esto... ¡Sal cagando leches de este pueblo! ¿A qué estás esperando?

Leer en [Almirante Esquire]   

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]