Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Poemas del pabellón psiquiátrico" · José Miguel Giráldez (El Correo Gallego) -
  2. 16 de Abril de 2011
  1. La mujer-precipicio, de
  2. Princesa Inca

La mujer-precipicio es un libro de poesía sin límites, sin lindes, sin alambres. Es un libro que abre al mundo la luminosa herida, que se deja abrazar por los momentos de dulce reposo, que no se niega ante el vértigo, que se niega ante los dictados del sistema. Poesía de carne y hueso, poesía de sangre y tierra, poesía formidable, pues lleva implícito un inmenso valor, y también el miedo, y mira el miedo, y el acantilado de cada mañana, con los ojos muy abiertos. [...] No he podido dejar de pensar en Pound, o en Silvia Plath, o en Leopoldo María Panero.
· · · 

Creo que conocía sobradamente a Cristina Martín, la Princesa Inca, de escuchar sus maravillosas intervenciones en La ventana, el programa de Gemma Nierga. Hay ahí una tertulia "de locos", como alguien escribió, pero en realidad es una tertulia hermosa, llena de compresión, llena de sentido común. Nierga escribe el prólogo de esta colección de poemas desde la emoción, con gran sinceridad y ternura. Y es que tener una colaboradora como Cristina Martín no es ninguna tontería. Ella, que un día se creyó una princesa inca y le dijeron loca, se aparece ante nosotros vestida de luz, que es más que vestirse de princesa. "A la luz le pongo nombre, a tu luz le pongo un nombre que ni yo sepa pronunciar". Esa luz ilumina todo el poemario, duro como pocos, agraz, voraz, lleno de esa rabia que genera la incomprensión. Es una poesía que, en efecto, no persigue seguridades ni certezas, que abomina de las verdades oficiales, de las frases creadas para el mercadeo fácil de vocablos, que quiere desmontar la mirada, entre altanera y compasiva, del que se cree poseedor de la verdad y de la seguridad. La mujer-precipicio es un libro de poesía sin límites, sin lindes, sin alambres. Es un libro que abre al mundo la luminosa herida, que se deja abrazar por los momentos de dulce reposo, que no se niega ante el vértigo, que se niega ante los dictados del sistema. Poesía de carne y hueso, poesía de sangre y tierra, poesía formidable, pues lleva implícito un inmenso valor, y también el miedo, y mira el miedo, y el acantilado de cada mañana, con los ojos muy abiertos. Luz, más luz: eso es lo que Cristina Martín ofrece, enjaezada de princesa, vestida de desnuda, corriendo por las calles o por los pasillos del pabellón psiquiátrico. No he podido dejar de pensar en Pound, o en Silvia Plath, o en Leopoldo María Panero. Y he celebrado esta hermosa colección de días heridos, he celebrado la hermosa materia del dolor y la rabia, he celebrado tanta luz.

Leer en [El Correo Gallego

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]