Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Knockemstiff, de Donald Ray Pollock" · Izaskun Gracia (Koult) -
  2. 05 de Abril de 2011
  1. Knockemstiff, de
  2. Donald Ray Pollock

Pollock desgrana con maestría las historias que forman este libro y dan vida al pueblo del que toma su nombre, y que página a página lo convierten en el verdadero protagonista de la obra. [...] Afortunadamente, Donald Ray Pollock consiguió salir de allí. Y, afortunadamente para nosotros, nos ha contado cómo es.
· · · 

Knockemstiff es un pueblo perdido de no más de doscientos habitantes situado al sur del estado de Ohio (EE.UU.). Se dice que su nombre proviene de la expresión Knock them/him stiff (“déjalo(s) tieso(s)”) y existen varias teorías acerca de su origen: una primera que rememora una pelea legendaria que tuvo lugar en la taberna del pueblo; otra que hace referencia a la respuesta que obtuvo una mujer que le preguntó al cura qué podía hacer para que su marido dejara de engañarla; y una última que cuenta que, al encontrar a dos mujeres peleándose por el mismo hombre, el cura del pueblo les dijo que lo “dejaran tieso” a él.

Los habitantes de Knockemstiff (pues ese lugar existe de verdad, aunque hoy en día no es más que un puñado de casas prácticamente despoblado) intentaron cambiar su nombre en varias ocasiones, pero no lo consiguieron. Como si ese conjunto de viviendas desperdigadas estuviera irremediablemente unido a esa violenta palabra. Como si fuera imposible separar una del otro porque, se quiera o no, ése es el único nombre posible para un lugar como el que Pollock describe relato a relato en este libro. Un lugar del que no se puede huir. Que atrapa y envilece y saca lo peor de cada uno, y aun así te deja con fuerzas para generar más bilis, más frustración, más desidia y más violencia.

Quien vive en Knockemstiff sabe que no tiene futuro y que está abocado a una existencia sórdida y desesperanzada, de la cual sólo puede escapar (y sólo de vez en cuando) colocándose hasta las cejas, dándole una paliza a alguien o practicando sexo sucio en cualquier sitio y con quien sea (sin importar si el otro lo quiere o no, si es hombre o mujer, mayor de edad o miembro de la propia familia). Así, Knockemstiff es el típico lugar donde nunca pasa nada y, sin embargo, siempre pasa de todo. Tienen cabida todo tipo de obsesiones y locuras, y desvaríos fruto del aburrimiento y de la certeza de que el día de mañana nada va a cambiar a mejor.

Pollock desgrana con maestría las historias que forman este libro y dan vida al pueblo del que toma su nombre, y que página a página lo convierten en el verdadero protagonista de la obra. Son relatos crudos pero reales y sinceros y, lo más importante, carentes de toda condescendencia o compasión. Con la misma distancia con la que un naturista describe el comportamiento de un animal, así describe el autor lo que ocurre en Knockemstiff. Así presenta a sus personajes y entrelaza sus vivencias y nos presenta un retrato de la América profunda que no nos gustaría conocer nunca, por mucho que nos apasione leer sobre ella.

Y es obvio que sabe de lo que habla, pues Pollock nació y creció en ese lugar (cuando aún no era un pueblo fantasma). Y, aunque los personajes que habitan este conjunto de relatos y estos últimos sean ficticios, no me cabe duda de que gente así habitaba Knockemstiff hace años. Y de que aún existe, en otros lugares, y que vive la misma vida vacía y desolada que se muestra en estas páginas.

Afortunadamente, Donald Ray Pollock consiguió salir de allí. Y, afortunadamente para nosotros, nos ha contado cómo es.

Leer en [Koult]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]