Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Knockemstiff" · Marc Canela (El placer de la lectura) -
  2. 07 de Marzo de 2011
  1. Knockemstiff, de
  2. Donald Ray Pollock

Knockemstiff o cómo convertir la basura y el vómito en verdadera literatura.
· · ·

Apreciados seguidores masculinos: Si todavía queda en ustedes un ápice de humanidad, decencia, moralidad; si todavía piensan que la conciencia no tiene nada que ver con la resaca ni con los cuernos; si el alcohol, las drogas o el tabaco no han matado todas sus neuronas; si creen que la felicidad no guarda relación con las curvas, es decir, femeninas, ruedas, balones, ruletas, pastillas, monedas... En fin, si todavía toda su sangre no ha bajado del cerebro para alojarse ustedes saben dónde, hágannos caso: No lean nunca este libro. (curiosas abstenerse)

La razón es muy sencilla: Knockemstiff (algo así como “déjalos tiesos”) es una ficción masculina sobre gentuza blanca en una hondonada física del mismo nombre dentro de la profunda Ohio, USA. No parece demasiado peligroso, ¿verdad? Sin embargo, Pollock, quien ha vivido en ese antibucólico lugar durante muchos años, sabe bien el perturbador efecto que puede ejercer sobre el sensible cerebro masculino el más leve contacto con aquel lugar, incluso a través de las páginas de sus veinte cuentos.

Ruinas humanas, cutres atracadores, violadores, asesinos, drogadictos y demás escoria humana aparecen y desaparecen de unos relatos en otros saltando entre ellos de actores principales a secundarios, de jóvenes a adultos desastrados, de mal en peor. Mientras uno sumerge cadáveres en una infecta charca, otro se queda pegado en su propia mierda en el asiento del coche mientras duerme, un tercero asa un pollo en un neumático ardiendo, un cuarto cambia los pañales del padre de la tipa con la que acuesta y un quinto se pone una peluca rubia mientras se contonea ante un obeso camionero. Hemos contado cinco, pero esta cuenta podría llegar hasta cien personajillos que actúan de forma parecida entre todos los relatos.

Lo complicado de hacer es darle credibilidad y ausencia de esperpento a tales tramas. Lo que debería ser un libro de humor o quizás un profundo drama colectivo pasa en tono limpio y aséptico ante nuestros ojos. Pollock no toma partido por nadie, no moraliza, ni condena, ni siquiera opina. Plantea los hechos desde los ojos de los propios protagonistas, quienes evidentemente ven cierta coherencia en sus actos. Knockemstiff merece el calificativo que le da Kiko Amat en el prólogo y con el que concordamos plenamente: Es el culo del mundo. Pero apostillamos, masculino y americano.

Por cierto, un prólogo muy trabajado e instructivo pero con tantos spoilers que chafa varios relatos. Tómenlo como un postfacio y lo disfrutarán más.

Knockemstiff o cómo convertir la basura y el vómito en verdadera literatura.

P.D. Si quieren que su mujer, su pareja o su madre les mire muy raro durante una temporada, permítanles leerlo; claro, bajo su propia responsabilidad (si les queda alguna).

Leer en [El placer de la lectura

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]