Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Primer amor, últimos sueños" · Mercedes Monmany (ABCD) -
  2. 13 de Febrero de 2010
  1. Función en el colegio, de
  2. Orio Vergani

Función en el colegio quedará como una de esas aisladas y emocionantes joyas de la literatura de un país, que el azar o algún tipo de tenacidad editorial devuelve a la luz feliz y periódicamente. [...] A la manera de obras maravillosas como El gran Meaulnes de Alain-Fournier o El sueño de los héroes de Bioy Casares, esta novela narra de forma melancólica y dolorosa la aparición fugaz, onírica, de un primer amor perdido, que simboliza e inaugura la cadena imparable y lacerante de pérdidas irremediables a las que un ser humano tendrá que asistir conforme vaya creciendo.
. . .

Escrita por un curioso personaje de entreguerras, un «príncipe» de los periodistas italianos de su época, Orio Vergani (Milán 1898-1960), participante en su día de las famosas tertulias de Gómez de la Serna en el Café Pombo, Función en el colegio (1940) quedará como una de esas aisladas y emocionantes joyas de la literatura de un país, que el azar o algún tipo de tenacidad editorial devuelve a la luz feliz y periódicamente.

A la manera de obras maravillosas como El gran Meaulnes de Alain-Fournier o El sueño de los héroes de Bioy Casares, esta novela narra de forma melancólica y dolorosa la aparición fugaz, onírica, de un primer amor perdido, que simboliza e inaugura la cadena imparable y lacerante de pérdidas irremediables a las que un ser humano tendrá que asistir conforme vaya creciendo. Función en el colegio tendría la virtud de captar, en unas cuantas instantáneas fatales y simultáneas, el sentimiento de angustia e impotencia ante un destino que ha marcado a sus protagonistas, unos adolescentes, con la peor de las condenas: el paso del tiempo.

El lector de esta exquisita pieza sabe que está asistiendo al nostálgico tiempo de los adioses. A lo mejor de la vida de un hombre; a lo que serán sus recuerdos más queridos, borrosos como un rostro que no se logra atrapar ni «ver más», y ya para siempre congelados «fuera del espacio y del tiempo».

Entre las aulas. Bellísima novela de aprendizaje, los escenarios de Función en el colegio, como su título anuncia, se mueven principalmente entre las aulas que frecuenta el protagonista, Mario, huérfano de quince años de padre y de madre, que vive con un severo y avaro tío. Mario, que «tiene el vicio del sentimentalismo», quizá nostálgico de un verdadero núcleo afectivo del que ha carecido, arrastra como una carga imperdonable la supuesta traición que ha infligido a su «grupo» de amigos, cohesionado por un juramento de lealtad y disciplina hecho entre sus miembros, entre los que escogen un cónsul secreto por turno, cada mes. Mario, buen estudiante, pero muy escaso de recursos -salvo cuando, acuciado por la necesidad, logra sisarle algunas monedas a tu tío-, acaba de traspasar una línea marcada por la pandilla, que amenaza con su disolución. Una disolución que, aunque ellos no lo saben, significa el fin de la amistad y la camaradería, la entrada en los coqueteos y noviazgos, los conflictos y abandonos de la escuela. Porque Mario se ha hecho amigo por conveniencia del odioso y antipático niño rico de la clase, el fanfarrón y arrogante Giorgio, que presume de sus primeros lances con criadas y lavanderas que acuden a su casa.

Secretos. Un día, el insufrible Giorgio le propone a Mario acudir a la función de teatro anual de las Ursulinas, a la que asisten todas las hijas de buena familia de la localidad. Este año se trata de la representación de una pieza «del estilo de Quo Vadis?», que ha escrito don Carmine, párroco de Santa Chiara. Allí, sucederá lo inesperado: Mario, que no sabe nada del amor ni de las chicas, -«igual que no sabe nada de Australia, es como si todas ellas vivieran en otro continente, en una isla de fábula»- quedará de repente subyugado por una de ellas, Emilia, la hermana de Giorgio que actúa en la función. Mario se enamora, sufre una violenta y desconocida sacudida que lo va a cambiar y que ya no le abandonará.

Pero, sobre todo, presiente extrañamente la presencia de un igual, alguien «con secretos». Alguien de algún modo marginal al mundo hipócrita y desalmado que a los dos les ha sido dado conocer: «Niña tratada de un modo desigual por sus hermanos», Emilia es el resultado vergonzoso, la sombra oscura de un amor prohibido y un escándalo que conmocionó a la población y que todavía se comenta en voz baja. Aunque todos ellos, el ingeniero Ercolani y sus dos hijos, Giorgio y la altiva Cora, afirmen que su madre está enferma y lleva años curándose en Suiza, todos saben que huyó a Florencia con un amante, dejando tras de sí el fruto de aquellos amores ilícitos, a la dulce y rubísima Emilia quien, interna en las Ursulinas, apenas comparte la vida con sus morenos y muy distintos hermanos. Una prisión -la de los muros de un colegio, o la de su propia edad- y una lejanía que «sólo un día, una sola hora», separará y a la vez unirá a Mario y Emilia para siempre.

[Leer en ABCD]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]