Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "El afinador de habitaciones, de Celso Castro" · Javier Moreno (Revista de Letras) -
  2. 23 de Noviembre de 2010
  1. El afinador de habitaciones, de
  2. Celso Castro

El mérito fundamental de El afinador de habitaciones es el de haber logrado un difícil equilibrio entre los elementos que la integran y cuyo resultado ofrece una engañosa sencillez que no lo es en modo alguno. [...] Hay una maestría en la escritura de Celso Castro, fruto del talento reposado. Y todo aderezado con el ritmo de un escritor que tiene mucho de poeta.
· · · 

Entre la marabunta de novedades editoriales no es extraño que aun al crítico más avezado y exhaustivo se le escape alguna perla digna de tener en cuenta. Sería una pena que ocurriese esto con El afinador de habitaciones, del gallego Celso Castro. Hablamos de una novela donde el narrador nos cuenta en primera persona sus encuentros y desencuentros con una serie de personajes, a cuál más estrambótico y estrafalario (la cuervo, draque, iris, ricky, la abuela…), algunos de ellos realmente memorables. El mérito fundamental de El afinador de habitaciones es el de haber logrado un difícil equilibrio entre los elementos que la integran y cuyo resultado ofrece una engañosa sencillez que no lo es en modo alguno. Celso Castro narra las peripecias de sus personajes en un tono realista aunque el espacio y el tiempo de la novela resultan tan ubicuos como los de un cuento extraído del folklore. En El afinador de habitaciones se habla de literatura sin ser una novela metaliteraria (los personajes pueden charlar con toda naturalidad de Nietzsche entre trago y trago de coñac). En sus páginas conviven el amor desinteresado con la vivencia siniestra; y hasta hay historias que recuerdan al realismo mágico, como aquélla protagonizada por la muchacha llamada esther (respetaré las minúsculas del autor), empeñada en encontrarse con el príncipe ilich, poseedor del misterioso don de ‘afinar habitaciones’. Hay, como digo, realismo teñido de lirismo en esta novela, un equilibrio difícil de encontrar entre lo que se nos cuenta y el modo en el que se nos cuenta. Hay una maestría en la escritura de Celso Castro, fruto del talento reposado. Y todo aderezado con el ritmo de un escritor que tiene mucho de poeta.

Leer en [Revista de Letras]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]