Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Abluciones" · Mapi Pamplona (Vulture) -
  2. 18 de Noviembre de 2010
  1. Abluciones: apuntes para una novela, de
  2. Patrick deWitt

Habla del descenso a este "vertedero" de lo humano, de las drogas, de la autodestrucción etílica y voluntaria del protagonista, de lo contemplativo de un cuerpo que se consume, de la no-diferenciación entre la realidad y la borrachera. Habla de las Abluciones traducidas con el encanto añadido de Javier Calvo y la editorial Libros del Silencio. Habla del ritmo, la ironía, la poesía y la hiperrealidad de esta novela gestada detrás de una barra. Habla de todo esto cuando hayas leído la novela.
· · ·

Habla de ese camarero mitad señorito andaluz mitad gentleman inglés que tira las cañas como nadie y que siempre te pone posavasos. Habla de su templanza y talento para que ninguna aceituna se salga del plato mientras alguien grita repentinamente ¡penalty! cerca de su oreja. Habla de que te estás planteando cada vez más en serio proponerlo para el Príncipe de Asturias de la Paz cuando lo ves mediar diplomáticamente entre unos habituales que discuten sobre los gustos sexuales de un tal Sánchez Dragó (o algo así).

Habla de ti y de tus amigos, que cada vez le tenéis más respeto y le regaláis más gracias y porfavores. Habla de este bar de cerveza de barril en el que pocos beben Jameson, en el que no hay coca a gogó ni un matón en la entrada. Habla de que estamos en Valencia y no en la periferia de Hollywood. Lo has adivinado, este no es el bar de las Abluciones de Patrick de Witt, aunque a veces te gustaría que lo fuera. Un camarero borracho, un adicto al crack, una ex actor infantil, unas gemelas de rimmel corrido y tacón quebrado, vodka de garrafón, broncas, adicciones, ¿quién quiere perderse el espectáculo?

Ahora, habla de lo bien que te viene que la definición de abluciones esté antes de la página treinta. Habla de Patrick de Witt, del que te enamoras en la contraportada y al que compadeces por si ha tenido esas resacas sudadas y semiulcerosas recientemente. Habla de los "no voy a volver a beber nunca" que resuenan los domingos por la mañana en tu finca, en tu barrio, en el colegio mayor más cercano. Habla de este estilo tan personal que te reclama y que te hace sumergirte entre las páginas para convertirte en el camarero alcohólico novela. Habla (u omite) los detalles escabrosos, las comparaciones con Bukowsky, los vómitos, lo escatológico. Habla del "a nadie le gusta Milhause" que acaba de oírse en la tele y que te recuerda tanto a la imagen que te has creado del protagonista de la novela, delgado, gafotas, con las manos llenas de cortes y con úlcera de estómago. Habla de Curtis, de Simón, de Merlín y de toda la cuchipanda de Abluciones que se despachan a gusto con copas gratis a cuenta de la casa.

Habla del descenso a este "vertedero" de lo humano, de las drogas, de la autodestrucción etílica y voluntaria del protagonista, de lo contemplativo de un cuerpo que se consume, de la no-diferenciación entre la realidad y la borrachera.

Habla de las Abluciones traducidas con el encanto añadido de Javier Calvo y la editorial Libros del Silencio. Habla del ritmo, la ironía, la poesía y la hiperrealidad de esta novela gestada detrás de una barra.

Habla de todo esto cuando hayas leído la novela.

Leer en [Vulture

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]