Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Dinero gratis" · Ana Boyero (Raza becaria, La Sexta) -
  2. 03 de Noviembre de 2010
  1. Dinero gratis, de
  2. Carlo Padial

Es muy divertida y yo os la recomiendo con el pulgar levantado. Al final, la exageración y el humor consiguen enmarcar la situación con perspectiva, y entre capítulos absurdos, escenas surrealistas y delirios compulsivos, uno se siente menos envidioso, menos miserable y menos calvo.
· · ·

Hace unas semanas vi un youtube en el que un catalán de mediana edad sin cejas ni pestañas se hacía pasar por un joven y orgulloso escritor llamado Carlo Padial, hablando a cámara al más puro estilo "Testimonios" de La Hora Chanante.

"Para mí, la culminación de la literatura sería trabajar en la tele. ¿Dónde me veo de aquí a unos años? En un matinal. Mi idea del fracaso sería seguir escribiendo."

El siguiente paso fue ponerme en contacto con la editorial "Libros del Silencio"  y esperar pacientemente a que me llegara "Dinero Gratis", que así se llama el libro que su autor, el verdadero Carlo Padial, trataba de publicitar con ese vídeo.

Una de las primeras historias de "Dinero Gratis" no tiene dibujos pero es puro cómic: un tipo a quien el ataque de las Torres Gemelas le pilla en plena masturbación, frente al televisor. El marrón es innegable -al igual que la inocencia del chico, que no tenía por qué saber que unos terroristas pensaban tumbar dos rascacielos-. Después del susto ocasionado por el impacto de los aviones, y a sabiendas de que no es lo que se esperaría de alguien con un mínimo de empatía, retoma con cierta culpabilidad su actividad manual y la caída de la primera torre vuelve a sorprenderle en medio de la paja. Esta humillante entrada en el siglo XXI retrata muy bien el espíritu de huida y negación de los frustrados protagonistas del libro.

Los personajes de Carlo Padial son observadores incansables, y siempre son hombres. Inseguros, obsesivos, paranoicos, inmaduros, egocéntricos y agotados. Agotados de una vida que casi no han empezado a vivir. Personas que prefieren creer que una secta de vagabundos conspira contra ellos antes que tomar posición y enfrentarse a una realidad que no los satisface. "Dinero Gratis" está llenito de parias que ni siquiera nacieron con el carné de perdedor, personas que anhelan dejar de pasar desapercibidas sin tener que pagar el peaje que ello implica, o que simplemente no están dispuestas a correr la maratón si existe la mínima posibilidad de no acabar en el podio; niños de treinta años que se entretienen observando excrementos sobre la acera, no porque les interesen mucho, sino porque lo que no quieren es llegar al colegio.

Por otro lado, la vida adulta que se intuye en el libro no es, desde luego, para acelerar el paso. En "Una persona normal" Padial encierra en un psiquiátrico a un tipo que se empeña en ganarse la vida siguiendo al pie de la letra una existencia de manual que incluye sacar notables, conseguir un contrato, comprarse un coche, contraer matrimonio y tener la parejita.

"Me siento acorralado. Ha llegado el momento de asumir responsabilidades, y lo único que se me ocurre ahora mismo es quedarme calvo, tener pesadillas por las noches y pedirle dinero a mi padre."

"Dinero gratis" es una enumeración constante de expectativas que hacen que a uno se le empapen las manos. De hecho, la portada es un señor sudando, y cada gota lleva a uno de los relatos del libro; el dibujo es uno de esos índices gráficos que tanto le molan a Jonathan Millán, que trazó un mapa similar en "Hervir un oso"  y "Amor se escribe con hache".

Hay una colección de reseñas sobre obras que no se muestran que por sí misma justifica la edición del libro. Con el permiso (ni concedido, ni consultado) del autor, transcribo una de ellas:

AUTORRETRATO EN SEMIPERFIL HACIA LA DERECHA

DIBUJO AL GRAFITO (24,6 x 18,4 CM)

"En muchas de sus ilustraciones, el autor nos muestra a personas calvas o con poco pelo. No sólo no le gusta; no lo entiende. "El pelo carece de estructura", declaró en cierta ocasión. No son pocos los críticos que han afirmado que el autor se escuda en burdas maniobras discursivas para eludir el problema del pelo, en otras palabras: que no sabe dibujarlo. Quien dice esto, sin duda desconoce la obra del autor. Tal y como demuestran sus obras de juventud, cuando él mismo lucía una cabellera asombrosa, el autor es más que capaz de dar vida a un peinado complejo, ya sea recogido o suelto, peinado al aire o con secador de mano."

Uno de mis cuentos favoritos es "A la deriva", que avanza a base de divertidísimas frases que constantemente se hacen la zancadilla a sí mismas, como si las pronunciara algún personaje de Eugène Ionesco. Tiene el final más duro del libro, pero también aparece un oso, así que compensa.

Vamos, que aunque contextualizada esta recopilación de relatos sea el retrato gris y desproporcionado de una generación desilusionada, puede leerse sin miedo a caer en una depresión. Es muy divertida y yo os la recomiendo con el pulgar levantado. Al final, la exageración y el humor consiguen enmarcar la situación con perspectiva, y entre capítulos absurdos, escenas surrealistas y delirios compulsivos, uno se siente menos envidioso, menos miserable y menos calvo.

ASTERISCOS CON REGALO:

* Puedes empezar a leer "Dinero gratis" en este enlace.

** Carlo Padial es uno de los integrantes de "Pioneros del Siglo XXI". Ahora mismo no tengo tiempo para hablar de esto en profundidad, pero os dejo el enlace para quien quiera curiosear. Y la promesa (que podré pasarme por el forro, como de costumbre, si así lo deseo) de rescatar el tema en un futuro.

Leer en [Raza becaria, La Sexta

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]