Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Satori triste e inmenso" · José Ángel González (Calle 20, 20 Minutos) -
  2. 02 de Noviembre de 2010
  1. Dog Soldiers, de
  2. Robert Stone

Ray Hicks, el roshi zen que lee a Nietzsche y mata mejor que nadie con un M-70, es la luz que quema. John Converse, el periodista de pega que decide traficar con brown sugar desde Vietnam, el vacío que hiela. Los protagonistas de Dog soldiers, la inmensa novela de Robert Stone (¡qué torpeza editorial no haberla publicado hasta ahora en España!), componen un satori de triste inmensidad. Cualquiera de quienes vivimos los años sesenta surcará el libro con ganas de buscar la bala y el revólver que le corresponden por tanto pecado cometido. Pudimos y perdimos. Stone escribe en estado de choque la mejor novela sobre la guerra de Vietnam y su implosiva segmentación generacional.
· · ·

Ray Hicks, el roshi zen que lee a Nietzsche y mata mejor que nadie con un M-70, es la luz que quema. John Converse, el periodista de pega que decide traficar con brown sugar desde Vietnam, el vacío que hiela. Los protagonistas de Dog soldiers (1974), la inmensa novela de Robert Stone (¡qué torpeza editorial no haberla publicado hasta ahora en España!), componen un satori de triste inmensidad. Cualquiera de quienes vivimos los años sesenta surcará el libro con ganas de buscar la bala y el revólver que le corresponden por tanto pecado cometido. Pudimos y perdimos. Stone (1937) escribe en estado de choque («Dios en el torbellino», «tengo miedo... luego existo»...) la mejor novela sobre la guerra de Vietnam (aunque en sus tres cuartas partes se desarrolle en California) y su implosiva segmentación generacional: las flores hippies ya muertas, la mierda eterna en las suelas de los zapatos, el coqueto jaco que «te hace cositas por dentro», «casi obsceno de lo agradable que es», «un poema muy serio y elegante»... Esencial: que las canciones de Creedence atruenen mientras leemos cómo nos excoriaron, nos desparramaron, nos implantaron el miedo... Hicks, sin descifrar del todo a Nietzsche, formula la conclusión: «¿No lo entiendes? (...) Estamos muertos».

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]