Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "La crisis es ya un personaje más" - Entrevista a Iván Repila · Álex Oviedo (Pérgola, Bilbao) -
  2. 01 de Mayo de 2013
  1. El niño que robó el caballo de Atila, de
  2. Iván Repila

«Es un libro que explica la situación en la que estaríamos cualquiera de nosotros si cayéramos en un pozo. Pero es un pretexto para hablar de muchas cosas, personales, contemporáneas, discursos políticos o económicos en los que nos hemos visto atrapados, pero trasladados a un lenguaje de ficción.»
· · ·

El escritor bilbaíno sorprende con su segunda novela "El niño que robó el caballo de Atila" (Libros del Silencio)

Iván Repila comenzó a abrirse su pequeño hueco entre los escritores con la publicación hace un año de Una comedia canalla, “una novela gamberra” en la que tres personajes “no tienen dinero y sí una ocurrencia terrible que deviene en el desarrollo de la historia”. En el caso de El niño que robó el caballo de Atila está también el tema de la crisis, “una existencial y otra colectiva. Es un libro que explica la situación en la que estaríamos cualquiera de nosotros si cayéramos en un pozo. Pero es un pretexto para hablar de muchas cosas, personales, contemporáneas, discursos políticos o económicos en los que nos hemos visto atrapados, pero trasladados a un lenguaje de ficción”. Una novela con varios niveles de lectura, según palabras de su autor: “uno más superficial, que sería la lectura simple de lo que les sucede a los protagonistas; una segunda visión más personal, más existencialista, de la persona que está atrapada en unas circunstancias vitales, y una tercera, que es la más sociopolítica que podríamos identificar con lo que estamos viviendo a nivel mundial”.

Para todo ello, Repila recurre a dos únicos personajes, el Grande y el Pequeño, que funcionan como arquetipos. “Me pareció que no era necesario ponerles nombre; hacerlo era caer en una personificación innecesaria. El Grande, como su propio nombre indica, es un personaje rotundo, pragmático, decidido; el Pequeño es frágil, más idealista, funciona en términos más soñadores o poéticos”, comenta el escritor, quien se planteó la novela cuando vivía en Madrid y se encontraba “en una situación personal que me hizo vivir la llegada de la crisis de forma salvaje. Circunstancia que me hacía sentirme encerrado, en una incapacidad de comunicar cómo me sentía. De ahí concebí la idea de trasladar la situación a un escenario en el que éste funcione como un personaje. La crisis o las depresiones personales se acaban convirtiendo en un personaje más. Y quise que fuese una novela breve no sólo para que funcionara como parábola o símbolo, sino porque al alargarla más me habría enrocado y habría acabado afectando al texto”.

Una novela corta de título largo, “sugerencia de mi editor, el difunto Gonzalo Canedo, un título muy afinado, que explica muy bien el espíritu del Pequeño, y ese despertar de unos ánimos enfurecidos que creo que hacen falta en estos tiempos”.

 

Descargar archivo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]