Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "'América no da oportunidades' · Entrevista a Donald Ray Pollock" · Laura Fernández (El Mundo) -
  2. 04 de Mayo de 2013
  1. El diablo a todas horas, de
  2. Donald Ray Pollock

«Tipos como  Willard, capaces  de creer que la Biblia es realmente  sagrada y de convencerse de que  pueden cambiar  el rumbo de los  acontecimientos  rezando, me fascinan».
· · ·

Durante mucho tiempo, exactamente durante 47 años, Donald  Ray Pollock creyó que lo mejor  que podía pasarle ya le había pasado y tenía que ver con formar parte de la plantilla de la fábrica  de papel de su Knockemstiff natal.  Luego leyó un artículo, un artículo sobre la vida de William Gay,  que fue carpintero antes que escritor, y lo fue durante 57 años, y  se dijo que por qué no, quizá él  podía seguir sus pasos y tratar de  convertirse en escritor. Después  de todo, siempre había sido un  buen lector, se dijo. Así que lo hizo. Escribió Knockemstiff, un Winnesburg, Ohio revisitado, con la  brutalidad de quien ha crecido rodeado de un buen puñado de tipos  sin esperanza y hondonadas malditas, y se convirtió en la penúltima promesa del gótico sureño  (Donald es fan y se nota de Flannery O’Connor), y el autor de un  clásico instantáneo. «Soy consciente de ser un ejemplo del sueño americano», dice. Aunque hace demasiado que el sueño americano no existe. «Es cierto que después de la Segunda Guerra Mundial, América era la tierra de las oportunidades. Y se quiere seguir teniendo la sensación de que triunfarás, pero no es cierto. América ya no da oportunidades. Es probable que ni siquiera encuentres un trabajo. En la América de  hoy sólo puedes quedarte donde estás», sentencia. Los personajes de El diablo a todas horas (Libros  del Silencio/Empúries) saben de lo  que habla. Todos se han criado en  un lugar muy parecido a  Knockemstiff, en lo más profundo del infierno del Medio Oeste norteamericano, y han sido incapaces  de escapar de su condición maldita. Son predicadores corruptos  que violan a adolescentes, son  asesinos en serie de autoestopistas demasiado confiados, y tipos que creen que pueden curar el  cáncer de su mujer sacrificando  animales (y no sólo animales) junto  al tronco de un árbol, en mitad del  bosque.  «Tipos como  Willard, capaces  de creer que la Biblia es realmente  sagrada y de convencerse de que  pueden cambiar  el rumbo de los  acontecimientos  rezando, me fascinan», confiesa el  escritor, quien asegura que su vida no ha cambiado tanto como parece. «Bueno, ya no tengo que fichar en la fábrica, pero vivo a 17 millas del lugar en el que me crié y espero que me  entierren ahí», dice. El lugar es  Ross County. ¿Y qué ha sido de  Knockemstiff? «Sólo la iglesia sigue en pie», asegura. Respecto al hecho de que sus historias parezcan estar repletas de villanos, como lo estaban las historias de Jim Thompson, Pollock se encoge de  hombros, sonríe y asegura que lo  más probable es que tenga que  ver con el hecho de que le llaman  más la atención que los buenos  chicos. «Es muy sencillo. Cuando miras los titulares, siempre lees  antes la noticia que tiene que ver  con el asesino en serie. Pues algo  así me ocurre cada vez que pienso en un personaje», dice. Seguidor de programas de sucesos y de  la mejor  crime fiction televisiva  (es adicto a Mentes criminales), Pollock, que revisitará su poblado de caravanas natal durante su actuación en el Festival Primera Persona esta noche, trabaja ya en su segunda novela. Vuelve a ambientarse en un lugar maldito de Ohio pero esta vez viaja al pasado, en concreto, al año 1917. ¿El lugar? Un oscuro campo de entrenamiento de soldados.

Descargar archivo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]