Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "Las desventuras del príncipe Sternenhoch" · Sra. Castro (Solodelibros) -
  2. 28 de Enero de 2013
  1. Las desventuras del príncipe Sternenhoch, de
  2. Ladislav Klíma

Una de las novelas más curiosas que ha caído en las manos de la que esto escribe en los últimos tiempos. […] Una novela atípica, divertida, sobre la que llamo la atención de aquellos lectores a los que les apetezca leer algo que se sale un tanto de los caminos a veces un tanto trillados de la literatura.
· · ·

Vaya por delante que esta es una de las novelas más curiosas que ha caído en las manos de la que esto escribe en los últimos tiempos. El estilo desenfadado y humorístico de Ladislav Klíma da vida a una historia tal vez no del todo original, pero sí desde luego estrambótica y, además, profundamente satírica.

Ya la personalidad del autor resulta interesante. Ladislav Klíma fue un contestatario que rechazó las normas que la sociedad trataba de imponerle, un hombre que acabó sus días comiendo gusanos y del que Karel ÄŒapek diría: «Comparado con Klíma, Diógenes el Perro en su barril era un propietario». Ese espíritu crítico e irreverente es el que dará forma a Las desventuras del príncipe Sternenhoch.

El príncipe Sternenhoch es el protagonista de esta historia, pero resulta un protagonista curioso: a pesar de estar muy pagado de sí mismo, se describe sin pudor como calvo, desdentado y enclenque. Además de ello, a lo largo de la novela dará muestras de ser cobarde, vengativo y falto de escrúpulos, pese a lo cual consigue hacerse muy simpático al lector. Con Sternenhoch, Klíma demuestra ya sus intenciones satíricas, pues el príncipe representa a la nobleza y a los estamentos superiores.

Las desventuras del príncipe empiezan con su matrimonio con una extraña mujer: fea, parca en palabras, anodina y sin fortuna, consigue no obstante subyugarle hasta el punto de pedirla en matrimonio. Helga es, lo que la convierte en un curioso personaje femenino, justo lo contrario que uno espera de una heroína de novela. Pero poco a poco Helga pasa a ser Daemona y se va convirtiendo en un ser extraño, indómito y casi satánico, lo que empujará a su esposo a tomar medidas drásticas.

Pero a continuación, la conciencia no dará tregua al buen príncipe, arrastrándole a un estado alucinado en el que le resultará difícil distinguir locura y razón. De hecho, al lector tampoco le resultará sencillo saber si las visiones que atormentan a Sternenhoch son reales o meras alucinaciones.

Sin perder su causticidad, Klíma nos va adentrando en un universo onírico, mefistofélico, lleno de imágenes inquietantes que describen las torturas del infierno, donde la trama se convierte en un delirio con un final apoteósico; final perfecto que desvelará la verdad al lector, siendo a la vez magnánimo con el protagonista quien a pesar de todo alcanzará una suerte de catarsis. Pero  junto con este vesánico discurrir de la trama, el autor intercala escenas llenas de hilaridad —Klíma se atreve a presentar al káiser Guillermo como un despótico chiflado y pésimo poeta—, con las que elabora una burla risueña de los poderosos: emperadores, militares, empresarios y nobles.

Las desventuras del príncipe Sternenhoch es por tanto una novela atípica, divertida, sobre la que llamo la atención de aquellos lectores a los que les apetezca leer algo que se sale un tanto de los caminos a veces un tanto trillados de la literatura

Leer en [Solodelibros]

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]