Un libro es un fragmento de silencio en manos del lector.

Aquel que escribe calla.

Aquel que lee no rompe el silencio.

PASCAL QUIGNARD

Si quieres recibir información sobre nuestros títulos, suscríbete a nuestro boletín aquí.

  1. "El 'tuning' editorial como una de las bellas artes" -
  2. 10 de Marzo de 2011
  1. Javier Blánquez, de
  2. Tendències (El Mundo)

Lo importante de un libro es el interior, lógicamente, pero nunca está demás cuidar el exterior, y no hablamos sólo de una portada bonita. Se trata de meditar bien cómo mejorar la edición con añadidos ingeniosos. O sea: hacerle un ‘tuneo’, que es a lo que se dedica, a veces, David Cauquil, colaborador de Libros del Silencio.
· · ·

Lo importante de un libro es el interior, lógicamente, pero nunca está demás cuidar el exterior, y no hablamos sólo de una portada bonita. Se trata de meditar bien cómo mejorar la edición con añadidos ingeniosos. O sea: hacerle un ‘tuneo’, que es a lo que se dedica, a veces, David Cauquil 

Su mundo profesional está en la música: ha sido dependiente en tiendas de discos, durante un tiempo llevó los contenidos de la página web de la promotora Sinnamon (en paz descanse), desde hace una década y media ha ejercido de discjockey en clubes barceloneses como The Loft, Moog, Lolita y Nitsa. Es más: hay varios Sónar en su currículum. Pero hay una fuerza que, en David Cauquil –más conocido en el mundillo como djd!–, tiene más poder de atracción gravitatoria que los discos. «Antes de la música, mi primer amor fueron los libros», corrobora. «Mi padre era profesor de instituto, impartía clases de literatura francesa, latín y griego. Mi primer recuerdo de pequeño es con un libro entre las manos».

David Cauquil es jurásico, como los dinosaurios. Es decir, es francés de nacimiento, pasaporte y corazón, criado en un pueblo del departamento del Jura –cerca de la frontera suiza, en la falda de los Alpes–, aunque lleva tanto tiempo en Barcelona que maneja un castellano perfecto con un acento imposible de borrar que delata sus orígenes «gabachos» (lo dice él, de manera inconsciente, signo de que su integración es absoluta y no de boquilla).

Y lee sin descanso, tantísimo que comprende la idiosincrasia de un libro mejor que un artificiero el mecanismo de una bomba. Sabe, pues, que el libro es la letra impresa en las páginas, pero que puede ser algo más. Cuando alguien le ha dado la oportunidad, él ha revisado ediciones en marcha –tiene dos trabajos acreditados, uno en Blackie Books y otro en Libros del Silencio– para darle un giro y hacerlas pasar de buenas a inmejorables. No es un escritor, ni un traductor, ni un editor: es, por decirlo de alguna manera, un tuneador de ediciones, un decorador de libros.

Hace un par de semanas, llegó a las librerías Knockemstiff, la primera novela del autor norteamericano Donald Ray Pollock (edita Libros del Silencio), y David ha metido sus manos en la edición con el fin antes apuntado: mejorarla. «Empecé a trabajar con la editorial hace un tiempo. Aporté unas ideas para la portada de Harry revisado, de Mark Sarvas, que al final no se usaron, y un tiempo después me pidieron lo mismo con Knockemstiff. Ellos querían usar la portada original americana, pero les convencí para hacer otra cosa».

¿El qué? «La portada americana es un cartel de entrada a un pueblo con agujeros de bala añadidos con Photoshop. Primero, el retoque fotográfico es feo, y segundo, en la novela no hay disparos. ¿Por qué dejarlos ahí? No aportan significado y pueden despistar al lector. Yo propuse otra cosa: el libro se desarrolla en un pueblo perdido, y la portada que acabé haciendo es una toma aérea real, capturada de Google Maps, a la que se le ha añadido ruido y distorsión y una casa con el color rojo aumentado, como los indicadores ‘usted está aquí’ de los mapas».

Cuando David se aburre, explica, se dedica a viajar. «No salgo de casa: me meto en Google Maps y exploro el mundo. Este pueblo, Knockemstiff, existe. La novela es hiperrealista. La portada tenía que ser así». Pero su tuneo del libro va más allá: aficionado a la cartografía como es, David ha dibujado a mano un mapa iconográfico del pueblo, con sus lugares de interés y notas de utilidad para el lector en castellano «que no está familiarizado con marcas de cerveza como Pabst Blue Ribbon o los cigarrillos Kool». El original americano incluía un mapa, pero al editor de Libros del Silencio no le gustaba. Y ahí estaba el tuneador de libros, como el Señor Lobo de Pulp Fiction, para resolver problemas.

No es la primera vez que lo hace David: la edición de Conquista de lo inútil de Werner Herzog, impresa por Blackie Books, incluía una faja creativa, con mapas, notas y recetas de cocina, diseñada por él. Y, si alguien quiere hacer su edición mejor y escuchar ideas originales, él está dispuesto a ayudar: al fin y al cabo, le apasionan los libros y quiere lo mejor para ellos. «Cuando hago esto, sólo deseo una cosa: acercarme a la edición ideal, aportar información y pistas al lector».

Descargar artículo en (.pdf)

Envía a un amigo


Aviso Legal

Libros del silencio

Castillejos 352, Bajo - 08025 Barcelona Tel: +34 | 934766919 - Fax: +34 | 934591026 - [email protected]